(305)-635-1331 - 3116 N.W. 2nd Avenue Miami, FL 33127 - Como llegar

Misión San Juan Bautista



La Misión San Juan Bautista, en Wynwood, es un pedacito de Puerto Rico en Miami. Desde la calle llama la atención su fachada colonial, similar a la de una iglesia católica en el centro de cualquier pueblo de Borinquen.

Esa Misión es “la hija mayor de Corpus Christi”, según la ha descrito su párroco, el Padre José Luis Menéndez. Inicialmente establecida para atender las necesidades espirituales de la población puertorriqueña que predominaba en el barrio hasta la década del 90, en la actualidad San Juan Bautista acoge a una variedad de inmigrantes hispanos.

Visitar la Misión es pasear entre símbolos. Sobre la entrada, un bajorrelieve de San Juan Bautista invita a entrar a la iglesia para encontrarse con Cristo, el Cordero de Dios. En el primer pasillo se reproduce el símbolo bautismal. Al entrar, lo primero que se hace es renunciar al pecado al pisar la cabeza de la serpiente, representada en un mosaico. En la pared a la derecha, otro mosaico reproduce un incensario para recordar las palabras de Jesús: “Si estás para presentar tu ofrenda en el altar, y te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí mismo tu ofrenda y vete a hacer las paces con tu hermano, después vuelve y presenta tu ofrenda”.(Mt 5; 23-24).

A la izquierda hay una pequeña capilla con imágenes de San Juan Bautista, un crucifijo, y una imagen de la Virgen de la Providencia, patrona de los puertorriqueños, confeccionada hace 150 años. En la ventana de la derecha hay un vitral del puertorriqueño Carlos Manuel (Charlie) Rodríguez, primer laico del Caribe beatificado por el Papa Juan Pablo II, en abril de 2001. La ventana de la izquierda, que da a la calle, es transparente, de manera que la persona que desee asomarse para rezar pueda hacerlo.

Pasado el pequeño pasillo, se llega a una plazoleta que recuerda las de la Isla del Encanto. Su techo es sostenido por 12 columnas, representativas de los 12 apóstoles. Al centro hay una pila bautismal octogonal, porque el número ocho significa “algo nuevo empieza hoy”. Sobre ella se levanta una imagen en bronce de San Juan Bautista niño. En las paredes está colocado el Vía Crucis, para recordar que somos bautizados en la muerte y resurrección. La plaza sirve como un área intermedia entre la calle y el templo. Al abrir las puertas, se entra al templo, el Salón de la Transfiguración. Así lo llama el Padre Menéndez, porque allí se llega a la presencia de Dios.

En la parte superior de cada pared se encuentra un vitral. En la del presbiterio, el de la Transfiguración. Sobre la pared izquierda, el vitral es de San Juan Bautista, y sobre la derecha, otro representa a Herodías con la cabeza de San Juan, para recordar que quien está dispuesto a ser profeta debe estar dispuesto a pagar el precio. En el techo, una hermosa representación de la Puerta del Cielo, del pintor Gervasio Esturo (quien falleció seis meses después de terminar la obra) recuerda que, si estamos transfigurados en Cristo, no es necesario una puerta para salir a su encuentro.

En la obra, el rostro de la Virgen, asunta al cielo entre dos palmas reales, denota la madurez de los años. A María, la primera en llegar a donde está Cristo, la rodean 25 angelitos de distintas razas, representativas de la diversidad en Miami, inspirados en niños de la comunidad parroquial. Abajo, a la izquierda, dos hombres: uno, el Padre Menéndez, contempla la Asunción; el otro, el Padre Pedro Corces, mira al pueblo.

El Padre Corces desempeña en la actualidad como director de Vocaciones de la Arquidiócesis de Miami. A principios de la década de 1990 fue párroco asociado de Corpus Christi y fue a él a quien el Padre Menéndez asignó la Misión San Juan Bautista y la evangelización de la zona.

Al igual que en las demás misiones y en la propia “Iglesia madre” (Corpus Christi), la Misión San Juan Bautista cuenta con Comunidades de Base cuyos miembros se organizan para realizar visitas a casas, apartamentos, “y a donde sea necesario, para llevar la Palabra de Dios”, manifestó su coordinadora, Ana Echezarreta de nacionalidad colombiana.

Las Comunidades de Base son responsables del mantenimiento. En San Juan Bautista, cada sábado va un equipo distinto a realizar la impecable limpieza, y cada domingo otro equipo se encarga de vender la comida, con la que se continúa recaudando fondos para el mantenimiento y la construcción de un centro catequético y de reuniones, en el terreno localizado en la esquina de la Calle 12. Edith Muñiz, una puertorriqueña que pertenece a la Misión desde 1989, cuando se congregaba en el auditorio de la escuela Buena Vista, recordó que “con mucho sol y trabajo, vendiendo arroz con gandules, alcapurrias y pasteles después de Misa, se pudo recaudar un poco de dinero para comenzar la Misión”.

En la actualidad, entre el terreno y San Juan Bautista hay un edificio de apartamentos cuyo dueño “está pidiendo demasiado y no quiere bajar el precio”, informó Muñiz, “pero esperamos otro milagro para poder comprarlo y ampliar la Misión. No tendremos recursos, pero en Dios lo podemos todo”.

Galería de fotos

Eventos y Actividades

Mantente al tando de nuestras actividades y eventos especiales. Si deseas que te informemos de todas nuestras actividades durante el año solo puedes suscribirte y nosotros haremos el resto por ti.

© 2017 Corpus Christi Miami. All rights reserved